Historia



Puede decirse que la historia de Grafopack se remonta a principios de siglo XX. En el centro de la ciudad de Igualada existía una pequeña empresa de tipografía en general que cubría el mercado de la ciudad y su área de influencia. En el año 1967 se funda Gráficas Florensa.

Esta empresa, predecesora de la actual Grafopack, nace con unos objetivos tecnológicos y comerciales mucho más ambiciosos. Entra de lleno en la tecnología Offset y comienza a tomar aspecto industrial, amplía geográficamente su área de influencia y orienta su producción hacia el "packaging".


La empresa, bajo la denominación de Gráficas Florensa, crece ininterrumpidamente hasta que en el año 1976 se traslada al exterior de Igualada, en el término municipal de Ódena donde podemos ubicar GRAFOPACK, hoy día.

Inmediatamente después del traslado de sus instalaciones y con el objetivo de seguir creciendo, entra en el accionariado de la sociedad la familia Valls, propietaria de la conocida marca de calcetines y confección Punto Blanco y de otras empresas textiles. En 1977, es cuando toma el nombre que en la actualidad posee: Grafopack, S.A..

Posteriormente la familia Valls adquiere todas las acciones de la empresa. Desde entonces y hasta el momento, la evolución de la empresa se resume en tres palabras: servicio al cliente, innovación y crecimiento.

Estas han sido las constantes de GRAFOPACK, S.A. en especial en los últimos años. Se han ampliado y modernizado continuamente nuestros bienes de equipo. Se ha consolidado y ampliado un equipo humano altamente profesionalizado. Se ha conseguido que nuestra empresa sea líder en algunos mercados como el de packaging para bebidas y alimentación de alta calidad. Hemos entrado con fuerza en el mundo del PLV. Se ha conseguido hacer de Grafopack una empresa altamente integrada en todos los procesos de producción con el objetivo de garantizar a nuestros clientes altos niveles de calidad y servicio.


Diseño web - Servidores vps